21.06.2013 | 02:05

Luis María Linde. | efe

Madrid, Efe El Banco de España cree que la peor fase de la recesión «ha quedado atrás» y espera que España empiece a crecer a partir del tercer trimestre del año, según dijo ayer el gobernador del Banco de España, Luis María Linde. Sin embargo, precisó que esto no significa que la crisis haya terminado, puesto que hasta que se comience a crear empleo «aún hay distancia». Añadió que, aunque también «se está superando la crisis bancaria», «aún persisten riesgos» y que ésta no puede darse por totalmente conjurada.


Linde compartió las mismas previsiones que lanzaron en las últimas horas el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI), según las cuales la economía estaría entrando en un proceso estabilización y podría empezar a crecer en el segundo semestre del año.


El gobernador del Banco de España, en su comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, recomendó, sobre las pensiones, explorar fórmulas complementarias de capitalización tanto privadas como públicas para «reforzar» el ahorro de la población para la jubilación y garantizar las rentas de los futuros pensionistas.


Linde explicó que el Banco de España no plantea la desaparición del sistema actual de reparto de las pensiones públicas (los trabajadores en activo pagan las pensiones de la generación anterior), que en su opinión es «esencial y fundamental» para la economía, pero dijo que como consecuencia de la evolución demográfica, hay que explorar «interesantes fórmulas» alternativas.


En cuanto a la situación de la economía española, Linde manifestó que los últimos datos publicados apuntan a una moderación en la contracción del PIB», lo que hace prever que habrá «tasas positivas de crecimiento» entre julio y septiembre.


También valoró la flexibilidad que ha dado la Comisión Europea a la senda de la consolidación fiscal, un margen que según ha indicado «permitirá suavizar el impacto contractivo a corto plazo del ajuste fiscal sobre la actividad».


«Estamos en la senda adecuada para recuperar la actividad», señaló Linde, tras reiterar que hay «bases sólidas» para crear empleo y crecer, pero que sólo se conseguirá si no se abandonan las políticas reformistas.


Una de las reformas que el gobernador instó a concluir cuanto antes es la del sector financiero, que en su opinión es la única vía para que vuelva a fluir el crédito.


Linde propuso estudiar medidas que ayuden a reactivar el flujo del crédito como el aumento de la financiación mediante el Banco Europeo de Inversiones o a través de esquemas específicos para potenciar el crédito a la exportación.


Respecto al sector financiero, Linde destacó que el gran esfuerzo de saneamiento y provisiones realizado por la banca en 2012, y la disminución del riesgo inmobiliario, permite decir que el sector podrá afrontar, con sus propios medios, las necesidades de provisiones que puedan presentarse en 2013 y 2014.


Linde opinó que el rescate del sector financiero ha servido para salvar los depósitos de los clientes, y «no descartó nada» ante la posibilidad de que el Gobierno pida ampliar la ayuda al sistema financiero.


Linde solicitará a las entidades financieras que, teniendo en cuenta la sentencia del Tribunal Supremo, analicen la situación de sus «cláusulas suelo». El objetivo es que cada entidad estudie en qué casos estas cláusulas son aceptables y en cuáles son ilegales. Por su parte, la patronal bancaria (AEB) sostuvo que estas cláusulas son beneficiosas para la sociedad.

FUENTE:

La Nueva España

»



Publicado: 21 de Junio de 2013