Las cuentas con las que Rato sacó Bankia a Bolsa estaban maquilladas, según el informe pericialEl cerco sobre el exministro se estrecha al certificar dos expertos del Banco de España que la entidad omitió el reconocimiento de severos deterioros patrimoniales 05.12.2014 | 08:25

Las cuentas con las que Rato sacó Bankia a Bolsa estaban maquilladas, según el informe pericial

Madrid / Oviedo, Agencias / L. G. Bankia salió a Bolsa en julio de 2011 y colocó sus acciones entre miles de pequeños ahorradores e inversores institucionales amparándose en unas cuentas que "no expresaban una imagen fiel" de la auténtica situación de la entidad que presidía el exministro de Economía Rodrigo Rato, según el informe encargado a dos peritos del Banco de España por el juez Fernando Andreu, que instruye la causa contra Rato y otros 33 exconsejeros y directivos de Bankia, imputados por presuntos delitos de falsedad contable, estafa, apropiación indebida y administración desleal. El contenido del informe puede agravar la posición de Rato y del resto de implicados en el "caso Bankia".

Las conclusiones de los dos auditores pertencientes al Banco de España -que intervienen a instancias del juez como expertos independientes y no en nombre del supervisor- constituyen una de las pruebas documentales medulares de la instrucción judicial, que intenta desentrañar si hubo comportamientos fraudulentos y otras responsabilidades penales en el proceso de fusión de Caja Madrid con otras seis cajas de ahorros para la creación del grupo BFA-Bankia y en la salida a Bolsa de la entidad, nacionalizada en 2012 y rescatada mediante la inyección de más de 22.400 millones de euros.

Los peritos aprecian que la contabilidad del grupo correspondientes a los años 2010 y 2011 omitió información muy relevante sobre el deterioro de los activos inmobiliarios del grupo y de sus sociedades participadas, información que estaba al alcance de los gestores y que, al no ser aflorada, permitió a BFA y a Bankia presentar unos beneficios aparentes cuando en realidad debió declarar cuantiosas pérdidas ya en puertas de la salida a Bolsa, cuando encomendó a sus propias oficinas que colocasen las acciones entre la clientela.

Las principales conclusiones del informe, que también aprecia anomalías en las cuentas que reformuló la dirección de José Ignacio Goirigolzarri tras nacionalización, se sintetizan en los siguientes puntos.

La cuenta de 2010. Ni "los estados financieros" de la matriz BFA ni las de Bankia que fueron incluidas en el folleto de emisión de acciones para la salida a Bolsa "expresaban la imagen fiel de la entidad". Los peritos lo afirman en primer lugar sobre las cuentas de la matriz correspondientes al ejercicio 2010. Consideran que la dirección no computó los deterioros patrimoniales en numerosas sociedades participadas (294), en su mayoría procedentes de la valenciana Bancaja y dedicadas al negocio inmobiliario. Las cuentas de BFA tampoco recogieron adecuadamente el impacto de la calamitosa situación del Banco de Valencia, filial del grupo también aportada por Bancaja. Debido a esas y otras lagunas, la cuenta de resultados de 2010 que BFA-Bankia aportó a los inversores para la salida a Bolsa debió reflejar unas pérdidas de 62 millones en lugar de los 529 millones que presentó como beneficios.

La cuenta de 2011. Otro tanto ocurre con las cuentas de Bankia referidas al primer trimestre de 2011. Según los peritos, esos estados financieros no recogieron el impacto de deterioros en la cartera de activos inmobiliarios (préstamos y participaciones en sociedades), incumpliendo la normativa del Banco de España. El grupo Bankia declaró ganancias trimestrales de 64 millones cuando debió reconocer pérdidas por valor de 864,67 millones.

Los peritos remarcan además que, al poco de empezar a cotizar, la propia Bankia reformuló us cuentas para realizar saneamientos adicionales de activos y préstamos inmobiliarios "que al menos en parte correspondían a fechas anteriores a la salida a Bolsa". Y espetan los autores: "Según la documentación examinada, no puede alegarse desconocimiento (del deterioro de los activos), porque Bankia tenía la información necesaria o estaba a su alcance conseguirla".

Los números de Goirigolzarri. Los peritos a los que el juez Andreu encomendó el examen de las cuentas consideran también incorrecta la reformulación de los estados financieros que Bankia realizó en mayo de 2011 con el nuevo presidente, José Ignacio Goirigolzarri. La dirección entrante reconoció unas pérdidas en 2011 de 3.318 millones, frente a los 309 millones de beneficios que había declarado Bankia con Rodrigo Rato al mando. Sin embargo, los auditores del Banco de España sostienen que tampoco esos números reflejan fielmente la situación del banco "debido a la existencia de ajustes de importancia material no contabilizados". Se refiere, entre otros, a la reclasificación de créditos dudosos o al reconocimiento de deterioros que, creen los peritos, correspondían a años anteriores y que, por tanto, debieron dar lugar a saneamientos mayores y, con ello, al afloramiento de pérdidas también mayores.         

FUENTE: Lne.es » Economía

Publicado: 5 de Diciembre de 2014