Publicado: 27 de Mayo de 2014


Asturias reforzará la búsqueda de inversión industrial extranjera e impulsará la FP dual Principado y agentes sociales pactan potenciar el sector fabril para que la región no sea sólo "un parque temático" - El programa de aprendizaje se pondrá en marcha el próximo curso para preparar el relevo generacional en las empresas 27.05.2014 | 04:40

Marián MARTÍNEZ El Gobierno regional, en colaboración con la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), reforzará la búsqueda de inversión extranjera en la región, tanto para la instalación fabril como para la adquisición o fusión con empresas asturianas. Esta medida es una de las 29 que integran el plan "Estrategia Industrial para Asturias", suscrito entre el Principado, la patronal y los sindicatos UGT y CC OO con el objetivo de impulsa la industria para que Asturias no se conforme con ser un "parque temático" para el turismo, remarcó el presidente del Principado, Javier Fernández.

El plan estratégico de impulso a la industria es un programa de trabajo, con objetivos cuantificables y evaluables, que incluye, entre otras medidas, que la tan reclamada Formación Profesional (FP) dual sea una realidad en la industria en el próximo curso 2014-2015.

La innovación, la tecnología y la exportación van de la mano del aprovechamiento de las grandes infraestructuras de transportes (la zona logística y los dos puertos) y las energéticas (regasificadora), sin olvidar la necesidad de encontrar nueva fuentes de financiación, según el documento. El Gobierno regional y los agentes sociales apuestan en él por impulsar la industria, "porque sin ella, Asturias no se reconocería" y porque "ni debe ni puede conformarse con ser un parque temático", afirmó ayer el presidente del Principado. Pero tendrá que ser una industria "más moderna, innovadora, más tecnológica y más limpia", indicó.

Para ello se ha diseñado el plan "Estrategia industrial para Asturias", para abordar los cambios necesarios "en un marco de coherencia que permita orientar los recursos existentes", matizó el consejero de Economía, Graciano Torre.

El plan estratégico industrial persigue tres objetivos fundamentales: sostenibilidad, innovación, internacionalización y competitividad. Algunas de las medidas con las que se busca alcanzarlos son las siguientes:

Atraer inversión. La captación de inversión extranjera había quedado prácticamente en barbecho tras el fiasco del "Petromocho", aquella falsa inversión anunciada a bombo y platillo en 1993 para construir una refinería de petróleo en las cercanías del puerto de El Musel. Todo resultó ser una estafa. Dos décadas después, uno de los objetivos de Gobierno, patronal y sindicatos es "hacer del Principado un lugar atractivo" para atraer instalaciones productivas de multinacionales. Esta actividad podría complementarse con la búsqueda de inversores para empresas "que han sufrido las consecuencias de la crisis, pero pueden tener viabilidad si se integran en un grupo internacional con capacidad financiera y acceso a mercados". Todo ello sin olvidarse de atender a las multinacionales ya asentadas en la región, "con el objetivo de que amplíen la actividad en la región y atraigan proveedores, clientes y empresas", se indica en el documento.

Los costes energéticos. Es necesario completar infraestructuras para mejorar la calidad del abastecimiento energético a las empresas. Por eso se prevé impulsar la construcción del gasoducto Musel-Llanera, apoyar el arranque de la regasificadora de El Musel, y reforzar el anillo de transporte eléctrico en el centro de Asturias, entre otras medidas.

La formación. La regulación autonómica para poner en marcha la FP dual estará finalizada para el nuevo curso. Además, se está desarrollando ya la fase experimental y asociados a los certificados de profesionalidad. Se ajustarán la oferta y la demanda y se asegurará el reemplazo generacional, uno de los grandes problemas a medio plazo en el que han insistido los empresarios. También se implantarán sistemas de gestión de calidad en los centros formativos.



Fuente:

Lne.es

»

Economía