Finalizado el verano comienza la rutina, los niños vuelven al colegio, comienzan las prisas mañaneras, los atascos de tráfico, las colas en los distintos ayuntamientos, etc.

Como es de esperar, también empieza la actividad laboral en todos los ámbitos,  y como no puede ser menos, en la construcción, la gente comienza a hacer las reformas que quedaron pendientes en la primavera o el verano, nos vamos dando cuenta de que cerca están esas temidas lluvias y que nuestro tejado o fachada, se encuentra muy vulnerable por la imperiosa necesidad de mantenimiento o renovación. O esa reforma de baño o de cocina que llevamos tanto tiempo posponiendo.

En otros casos la necesidad no es tan urgente, pero sí se quiere acometer antes de que lo sea.

Por eso mismo, recomendamos que se vaya recopilando los presupuestos necesarios, ya que en muchos casos puede llevar un tiempo, lo más adecuado será pedir dos o tres ofertas distintas, con esto nos haremos una idea de los gastos que nos va a suponer la obra a realizar y la visita de varios profesionales, nos sirve también como "ficha técnica", para conocer las necesidades reales y las distintas opciones que tenemos.

Los criterios de adjudicación de la obra, son muy diversos según cada cliente, el precio es un factor a tener en cuenta, pero quizá no el más importante. Se debe tener en cuenta la profesionalidad del contratista, trayectoria de la empresa, materiales a utilizar etc. Muchas veces el trabajar con una persona que nos inspire confianza es una ventaja.

Por último no debemos olvidar que nosotros somos, como clientes, Promotores de la obra a realizar y como tal somos responsables subsidiarios de los daños y accidentes que pudieran surgir durante las obras. Por lo que es nuestra obligación exigir y controlar que los obreros que participen en las obras, estén legalmente dados de alta en la seguridad social, dentro del convenio de la construcción y que la empresa tenga una póliza de responsabilidad civil en vigor.

Siguiendo estas mínimas precauciones, no debemos tener ningún miedo a realizar una obra en la vivienda, con garantías.